lunes, 11 de julio de 2011

Antología ARTE-GRAFÍA


De un niño de la calle

Quizás a estas horas
-en este mismo momento-
un niño por las calles su miseria llore

o por venganza,
sus naturales principios
sin piedad destroce;
dándose a los primarios crímenes,
que le nublan la mente;
tragándose los alaridos de su rabia
sin armas para conquistarse
su lugar en este mundo,
ya vencido a tantos porqué
que le marcan la escurridiza existencia,
en sus tempranas noches.

Quizás ya no se sienta niño
crecido al dolor hecho costumbre;
y en estos precisos instantes
nos abandona,
tras esa estrella fugaz
que huye por los cielos;
al no encontrar en la tierra
el menor asidero.

pichy