domingo, 2 de octubre de 2011

Cantándole al Poeta (Homenaje s Roberto Cantoral)

A la voz de tu lira


                                                           Que lo decida el cielo 
                                                               Roberto Cantoral

Algún duende te llamó al amor
para hacernos el mundo de romances
y crecernos soñando a la voz de tu lira,
a la pasión que nos tiene en tu barca
para siempre sufriendo el reloj.


Para que nunca seas lo prohibido
te regalaremos todas las noches
de los futuros novios
y el poquito de pecado
de los que nos vamos quedando sin nada.

Al final, maestro, está llorando la tierra
porque nos llega tu adiós y buena suerte;
en un acuérdense de mí, de alitas rotas.
Quiérase, que en las mocedades,
siempre se solicite una aventura
y el futuro…Que lo decida el cielo.

Pichy