lunes, 16 de enero de 2012

Cien de los mil poemas a Neruda


Pablo de América




Supo decir del amor
con experiencia de vida.
Su palabra prometida
-de cabal hombre de honor-
le hizo nombrar el dolor
que se expande por el mundo.

Y del hombre, lo profundo;
fue tema de su poesía.
Su pluma rebelde ardía
para nombrar lo fecundo!
Neruda sigue presente
con su volcánica voz.
El circunstancial adiós,
no le impide estar presente;
pues su verso trascendente
vale a los enamorados
y a los pobres desclasados…
sirve a quien le necesita.
Su verbo no se marchita
y crece en los desbordados
ríos, de las causas sociales
que aprecian de él esa luz,
para denunciar la cruz
de avatares vivénciales.
Sumóse a los inmortales
para el orgullo latino.
Sigámosle en su camino
que nos llama a la cultura.
Cantémosle a la hermosura
de su intelecto genuino.


Pichy