viernes, 1 de marzo de 2013

BUQUE INSIGNIA



                  A mi amigo Pichy










La sal del mar mantiene a flote
al capitán de un buque sin rumbo
que ronronea su equilibrio vertical
en un enjuague de confianza propia
aun habiendo marineros que despotriquen
contra él.

La certeza de uno mismo
está en la suma de posibilidades
que devenga al restarle importancia
a los milagros ajenos.

Es innato el culmen de nuestra filosofía
a la que debemos educar
no por imperativos impropios,
sino con lucidez inherente.

Indignados o revolucionarios,
en el interior de la santabárbara
aguarda el botín con el que se ha de luchar:
pólvora de palabras, asentadas a la rebeldía,
libran la batalla por nuestra propia libertad.

                                                        Navega, velero mío,
                                                        sin temor,
                                                        que ni enemigo navío
                                                        ni tormenta, ni bonanza                 
                                                        tu rumbo a torcer alcanza,
                                                        ni a sujetar tu valor.(Espronceda)

Begoña M. Bermejo