martes, 28 de enero de 2014

Falencia



      
                                                        


La ilustración le enmascara la idea

internamente

al asalto de prestadas significaciones.




Mina los puentes que abandona

en cada derrota, impidiéndose el regreso.

Así la pasión crece sus ríos

en el desierto de las  calles

donde las emergencias,

que aguzan la picardía y el desenfado

más allá de la estirpe, del decoro,

hacen las validaciones enfermizas

azotándole cualquier altura.



Se alejan los verbos del buen decir,

la circunspección es una adúltera

si finge los armisticios.

Pichy