viernes, 12 de septiembre de 2014

CONTRITO



Sin concernirse al lejano terruño,

en su obstinada exactitud,

irrumpe terco en banalidades

fuera de todo espacio o gracia,

con un montón de ideas inaccesibles.




Demora cualquier accionamiento,

excusándose en transitorias mesuras,

domiciliado en antiguas simpatías.



Un convoy de  entresijos

le  debilitan al alcohol.   

Diferido en el desventurado

ejercicio de las inmersiones

en las aguas subrepticias,

del falso coro

de los arrepentidos.

Pichy