martes, 3 de marzo de 2015

AÚN

Puesto que por ese resquicio,
sobre la surcada luminiscencia
de la tarde que agoniza,

dispondrás aún
del uso de los pies para el escape:
No dudes del primer camino,
después, ya echarás raíces.
  
Tiempo tendrás
para enrolarte en los ocasos
confundiendo las palabras,
que no tienes aún
para conjurar la muerte.



Pichy