jueves, 14 de mayo de 2015

Terciana



Con cada bastonazo 



de la sombría suerte



la mente dibuja



paraísos inasibles



en mudables repeticiones…



Mientras, una voz externa 



grita “al degüello”



y te ves, sorprendido,



con un machete en la mano



desnudando las palabras.

Pichy