lunes, 1 de enero de 2018

COMPULSORIOS



No sólo ambicionan someter al que se desploma
de sus privativas influencias,
persiguen su resignación  y beneplácito
en acta consignada.
No sólo pretenden recrear la sociedad
a su gobierno,
quieren que no creamos más
que en ellos mismos.

Frugalidades perdurables
aprisionan sus consuelos irrepetibles,
vahídos obsequiosos se escudan envejecidos
en un encadenamiento interminable
de arbitrajes resquebrajados
que pulsan los reveses de cada individuo.

Tutelas impertinentes y opulentas
diseñan las partituras para el desastre,
en este presente
de incomprensibles derrumbes,
desentendidos de los poderes grandiosos
de la honradez y la equidad.



Pichy