jueves, 25 de febrero de 2016

TE QUIERO, AMIGO.



El oxígeno está ralentizado;                                                   

lo sé, porque todo avanza

y tu no estás aquí.



Los poemas caen

como gotero intravenoso

para devolver el aliento,

pero no cubren el ahogo...



Encomiados a la esperanza

de recuperar tus aires

porque gusta,

porque es estupendo,

porque es un placer,

contar contigo.



En un suspiro

TE QUIERO

de vuelta,

AMIGO.

Begoña Martínez Bermejo