jueves, 25 de febrero de 2016

TE QUIERO, AMIGO.

Foto de la red



El oxígeno está ralentizado;                                                   

lo sé, porque todo avanza

y tu no estás aquí.

jueves, 28 de enero de 2016

AUNQUE LA OBJETIVIDAD NOS POSEA


 
Hombres lapidan la última hora. 
 
De sus bolsillos surgen quejas
 
que desfalcan la timidez
 
del silencio nominal e instituido,
 
cuando el sol les abusa
 
y cuelgan los débiles ojos   
 
a la altura de sus zapatos.

jueves, 14 de enero de 2016

DESABORÍO







Manos anónimas estrangulan la belleza
cuando la sinceridad nos desnuda;
porque la consciencia libera los versos
y ese fulgor transfigura lo justo
en irreverencia.

jueves, 19 de noviembre de 2015

Las cuentas y los versos



Muchas veces, tal como hicieron otros antes, me he preguntado: ¿a qué sigilosa poesía nos conducen los números? Y en mis inicios de poeta alguna vez concluí: a la métrica, las estrofas,  la prosodia, la armonía de los períodos trocaicos, dactílicos o anapésticos. Porque los números arman la coreografía con que danza el alma –pensé.

Aristóteles objetó los razonamientos que sobre la virtud hiciera Pitágoras. En La gran moral lo dijo claramente: “El primero que se propuso estudiar la virtud fue Pitágoras, pero no pudo lograr su propósito, porque queriendo referir las virtudes a los números, no creó con esto una teoría especial de las virtudes; pues la justicia, dígase lo que se quiera, no es un número igualmente igual, un número cuadrado”.